¿ Qué es el Transaction Monitoring ?

Transaction Monitoring AML

Verificar la legitimidad de las transacciones monetarias es una de las prácticas más habituales y que más recursos consume en las entidades financieras. Corroborar la fiabilidad de las transferencias y la identidad de los participantes sale a cuenta: un sinfín de actividades delictivas se esconde detrás de operaciones entre clientes de aspecto anodino que pueden comprometer el futuro de las entidades si consiguen burlar sus sistemas antifraude.

La negligencia en el cumplimiento de los protocolos antilavado de dinero (Anti-Money Laundering) se paga cara, como bien saben los directivos del banco francés BNP Paribas. La condena a la principal entidad financiera de Francia y de la eurozona por ocultar información y legitimar transferencias relacionadas con operaciones de Al-Qaeda en Sudán está considerada el mejor ejemplo de lo que sucede si se incumplen los protocolos antifraude en transacciones bancarias, en este caso la ley estadounidense de comercio internacional para estados de emergencia nacional (IEEPA). En mayo de 2015, el banco fue condenado a pagar una multa de 8.900 millones de euros por esta práctica y por participar en otros movimientos ilegítimos en Cuba o Irán. La sanción impuesta por un juzgado neoyorquino fue cinco veces superior a los beneficios trimestrales de BNP Paribas, declarados por la entidad francesa un día antes de conocer la sentencia, según informó Reuters.

Los procesos de monitorización de transacciones (transaction monitoring o TM) son la línea de defensa que levantan las entidades bancarias para evitar convertirse en canal de actividades de lavado de dinero, terroristas y de clientes sospechosos. Podemos definirlos como procedimientos de revisión de operaciones de clientes en los que contrastamos la transacción con perfiles de riesgo y patrones de transferencia inusuales.

La solución

anti money lauderingEl método tradicional de verificación de calidad de las transferencias, la supervisión manual de identidades y movimientos, continúa siendo el protocolo más fiable de transaction monitoring, por lo que ningún proveedor de productos AML automatiza el 100% del funcionamiento de su software. Así, el principal reto que afrontan los desarrolladores es reducir al mínimo los casos que deben ser examinados por el departamento de compliance de sus clientes.

Cuando se producen más de 1.000 millones de operaciones bancarias cada día a escala global entre transferencias, retiradas de efectivo y otros movimientos del mercado desregulado como envíos de dinero a través de wallets y otros sistemas de gestión de activos criptográficos, la carrera por ofrecer el software AML más eficiente es feroz.

Para ajustar la alerta de casos sospechosos y minimizar los falsos positivos, los desarrolladores plantean escenarios de riesgo y un conjunto de reglas que definen el potencial nocivo de cada movimiento. Según la Financial Action Task Force (FATF), una organización intergubernamental que combate el lavado de dinero y la financiación terrorista, los campos que deben aportar los datos para construir dichos escenarios de riesgo son el perfil de la cartera de clientes; el volumen, la frecuencia y el riesgo de la transacción; los mercados afectados, la dimensión geográfica de su actividad y la legislación aplicable en la operativa habitual de la entidad.

Pese a la importancia que adquiere establecer estos escenarios o situaciones tipo, la clave de bóveda de un proceso TM es la definición del conjunto de reglas que criban los casos, criterios que además deben ser flexibles y adaptarse a los nuevos esquemas de riesgo que surjan en la actividad del cliente. Aquí se encuentra la principal complejidad de estos productos: responder a la pregunta de ¿qué es sospechoso en este contexto?

Todos los productos AML TM programan unas alertas básicas para filtrar la casuística. Entre estas normas es frecuente encontrar las siguientes:

  • Transacciones próximas al umbral: movimientos cercanos a la cantidad máxima transferible o retirable en efectivo en un corto espacio de tiempo. Es un marcador de la práctica conocida como pitufeo.
  • Grandes volúmenes incoherentes: identifica transacciones de importancia en cuentas cuya actividad habitual es mucho menos voluminosa.
  • Cambios de perfil previos al movimiento: cuando la identidad y los datos básicos del cliente se modifican poco antes de un movimiento importante se infiere que la empresa puede estar siendo utilizada como tapadera de actividades ilícitas.
  • Pagos con IP idéntica: el usuario podría mover fondos entre dos empresas tapadera.
  • Alta frecuencia de ingreso y retirada.
  • Gastos rápidos: la cuenta podría haber sido tomada por un tercero.
  • Repentina diversidad de compradores: la aparición de nuevos compradores también se considera un indicador de riesgo.

Si deseas conocer más acerca de cómo NeoCheck incorpora el Transaction Monitoring en sus servicios, clica en el siguiente botón:

Haz click aqui para ver nuestra solución

Descubre lo que podemos hacer por ti

En NeoCheck® nos esforzamos por satisfacer todas las necesidades de nuestros clientes en cuanto a Verificación Documental e Identificación Biométrica. Desde soluciones basadas en web, aplicaciones móviles hasta componentes especializados (contamos con equipo de investigación y desarrollo propio). Y por supuesto, tratamos de desplegar la tecnología más puntera y flexible a precios accesibles, además de facilitarles el mejor soporte. Por eso, organizamos periódicamente cursos online y talleres relacionados con el mundo que mejor conocemos: Verificación de Documentos e Identidad.